Quienes Somos

El origen de nuestra empresa familiar se remonta al año 1920, momento en el que mi abuelo, Reyes Pérez Jiménez, constituyera la empresa en un pequeño pueblo de Córdoba, Bujalance. Esta tradición fue seguida inicialmente por mi padre, Reyes Pérez Cabrera y continúa hasta nuestros días, a través de los que conformamos esta tercera generación, los hijos de Reyes Pérez: Jose Antonio Pérez, Lucia Pérez y un servidor hemos aunado nuestros esfuerzos para seguir, con orgullo, la larga tradición del ibérico que iniciara nuestro abuelo.

Reyes Pérez Cabrera, mi padre, que no está ya con nosotros desde el año 1998, y al que añoramos desde entonces, supo imprimir en la empresa los valores que caracterizaban a su propia persona. Los que lo conocieron, os podrían decir que era una persona humilde, trabajadora y especialmente querida en Mengibar, su pueblo de adopción. Empezó en el negocio, cuando tan solo era un niño e iba por las calles de Bujalance vendiendo jamones y quesos. Nadie podía imaginar que unas décadas después, en 1974, nacería la firma Reyes Pérez, en Mengíbar, una empresa con tradición que lleva el nombre de Mengibar fuera de nuestras fronteras.

Hijos de Reyes Pérez, SL cuenta ya con más de 100 años de tradición en el mundo del cerdo ibérico. Para ello, a lo largo de los años, ha tenido que invertir en Instalaciones adaptadas a la última tecnología, con la finalidad de asegurar una óptima manipulación cárnica.

Disponemos de un equipo humano totalmente cualificado y con larga experiencia en el sector. Nos apasiona nuestro trabajo y por ello tratamos con mimo cada producto. En Hijos de Reyes Pérez, s.l. solo trabajamos productos de alta calidad, sin transformaciones mecánicas y sin elementos externos que puedan alterar las cualidades del producto que trabajamos, por eso nuestras carnes tienen una alta durabilidad y frescura en toda su vida útil.

En Hijos de Reyes Pérez, hemos sabido ver que lo más importante son nuestros clientes. Tanto en esta como en cualquier otro tipo de empresa, el intercambio de información con el consumidor es vital. En Reyes Pérez escuchamos a nuestros clientes, les asesoramos y cubrimos sus necesidades para cualquier volumen y formato. Vivimos por y para nuestros clientes, por eso servimos la mercancía en cualquier formato (0.5-10 Kg.) tanto termoformado/envasado como a granel.

En una empresa como la nuestra, los controles de calidad son fundamentales. De este modo, seguimos los más estrictos controles higiénico-sanitarios disponiendo además de una amplia flota de vehículos adaptados para el transporte y distribución de productos cárnicos. Incluso, alcanzamos lugares donde el reparto resulta más complicado, colaborando con los mejores transportistas refrigerados del mercado, tanto nacional como internacional. Garantizamos así que la cadena de frío se mantenga desde nuestras instalaciones hasta el destino final.

Todo esto es lo que pone de su parte Reyes Pérez. El resto lo pone el cerdo ibérico. Las bondades de esta carne son sobradamente conocidas aquí en España. Tenemos la suerte de contar con uno de los productos más valorados por los países vecinos, el jamón ibérico. Y en España hemos sabido adaptarnos a las necesidades continuas de mejora que impone el mercado.

De la suma de ambos, un producto seleccionado con mimo y una empresa altamente cualificada para poder servir el producto en las mejores condiciones posibles en el mercado, surge el éxito de lo que antaño fue una pequeña empresa familiar, y que hoy día aspira a seguir creciendo sin perder de vista sus orígenes humildes, basados en el trabajo y especialización continua.


Tienda en Bujalance
Año 1950

Primera tienda familiar formada por Reyes Perez Cabrera

Reyes Perez Cabrera
Terrinches

Fundador de Hijos de Reyes Perez

Fachada Tienda